Cría y reproducción de las nutrias

Las nutrias están listas para reproducirse cuando cumplen de 3 a 6 años de edad. La temporada de apareamiento depende de la región donde viven y, si su hábitat posee suficiente espacio y comida, entonces las podrán aparearse varias veces en una temporada. Los machos buscan a las hembras cuando estas están listas para aparearse.

nutria y su criaDe lo contrario ambos sexos suelen permanecer separados, con la excepción de los machos jóvenes que permanecen con su madre durante unos cuantos años. Aunque los machos y las hembras no vivan en los mismos grupos, no parecen mostrar agresión hacia los demás cuando sus hábitats se solapan.

Las investigaciones demuestran que una nutria hembra puede estar lista para aparearse de nuevo tan pronto como tiene una cría, sin embargo, por lo general no lo harán con el fin de continuar el cuidado de los hijos que ya posee. En caso de que una madre pierda a su cachorro tendrá el deseo de aparearse nuevamente, siempre y cuando no esté viviendo bajo condiciones de estrés.

Los machos comienzan a aparecer en las zonas de las hembras durante la época de apareamiento, pero la aprobación para el acoplamiento será dada por la hembra. Si un macho no recibe una cálida recepción de una hembra determinada, pasará a buscar otra.

Una manera en que las hembras muestran su interés es rodando, este tipo de juego también aumentará el nivel de hormonas liberado, ella también puede morder la nariz del macho, una manera de decir que está interesada. Este tipo de cortejo se lleva a cabo en tierra, sin embargo, el proceso de apareamiento real de las nutrias se realiza en el agua.

Luego de 5 a 8 meses desde la concepción,  nacerán los cachorros. Sólo un cachorro va a nacer a la vez y por lo general nacen entre mayo y julio. Los jóvenes se alimentarán de su madre durante los primeros 12 meses de vida, aunque algunas especies son destetadas antes, a los 8 meses de vida. Las nutrias marinas pueden tener hasta cuatro crías a la vez, y los alimentará por un periodo de tiempo más corto.

Las crías nacen en el agua, en un lecho de algas marinas o en la madriguera. Si nacen en la tierra serán trasladados luego a la cueva por la madre. Los cachorros son indefensos al nacer pues son ciegos durante el primer mes. Se quedarán en el interior de la guarida hasta que sean capaces de ver, luego son dirigidos al agua por la madre, a aprender a nadar.

Las hembras son muy buenas cuidadoras para sus crías, y pueden pasar hasta 8 horas cada día amamantándolos. Estas jóvenes nutrias consumen gran cantidad de leche cada día para crecer rápidamente. También se ven a jugar con sus hijos, enseñándoles valiosas habilidades, y protegiéndolos, con su propia vida de ser necesario.

Cuando los cachorros tienen cerca de cuatro meses de edad les presenta alimentos sólidos. Aquí van a aprender los conceptos básicos de cómo buscar comida, tanto en la tierra como el agua. A pesar de la excelente atención prosporcionada, las crías son extremadamente vulnerables durante el primer año de vida y aproximadamente el 32% no llegará a cumplir el año de edad. Las estadísticas muestran también que menos del 25% de las hembras viven hasta la madurez.